¿DIETAS DETOX/DEPURATIVAS POST-VACACIONES?

Se han acabado las vacaciones y nos empezamos a preocupar por los kilillos que hemos ganado, queremos soluciones más o menos rápidas, ¿pero realmente sabemos los peligros a los que nos exponemos si no seguimos una dieta saludable?

Las dietas detox pretenden ser una solución rápida pero a largo plazo son totalmente ineficaces porqué causan un efecto rebote importante, además de hacernos perder el tiempo y el dinero, suponen un alto riesgo para nuestra salud.

¿Desintoxicar para compensar?

La pérdida de peso tiene que ser progresiva y además se deben generar buenos hábitos alimenticios que perduren en el tiempo, aprendiendo a comer. Estas dietas no nos “educan”, sino al contrario, nos hacen comer aún peor de como comíamos inicialmente, con el riesgo de sufrir un déficit de minerales y vitaminas, incluso problemas de tiroides y otros más graves. Además, nos hacen ganar peso a largo plazo.

¿Realmente desintoxican?

Los únicos que desintoxican, filtrando y eliminando las toxinas, son los riñones y el hígado, así, las famosas dietas detox no hacen nada. Algunas personas aseguran que se sienten mejor siguiendo estas dietas pero no es a causa de la dieta sino por haber eliminado comida altamente procesada. Es relevante dejar claro que no hay evidencia científica alguna sobre estas dietas, y, además, los productos que se pautan a veces con la dieta, se venden como medicamentos, cuando estos no están legalmente reconocidos. Así pues, no solo nos engañan, sino que también incumplen el Real Decreto 1907/1996.

¿Que podemos hacer entonces?

La opción rápida y fácil es la que siempre atrae más pero, para hacer las cosas bien, deberíamos buscar la ayuda de un dietista-nutricionista y seguir las recomendaciones para llevar una dieta saludable, aprender a comer y adquirir buenos hábitos alimenticios. Además hay que tener paciencia, motivación por el cambio y empezar a engancharnos a una actividad física que nos guste porqué la dieta no lo es todo, se tiene que acompañar de ejercicio.